Plan de Negocio que debes tomar en cuenta a la hora de comenzar tu negocio

Plan de Negocio que debes tomar en cuenta a la hora de comenzar tu negocio

Los pasos a dar para hacer realidad mí negocio.

 

Seguro eres una de esas personas que tiene mucha imaginación y muchas ganas de llevarlas a cabo a través de una pequeña empresa  que sueñas se convierta en un gran negocio, pero… y ahí está el problema… no sabes por dónde empezar  y no es solo cuestión de dinero  sino de “POR DONDE EMPIEZO”,  pregunta  que hasta los más sabios se han hecho,  pero no te preocupes, si comenzando cuentas con buen ánimo y positivismo ya tienes un gran paso dado.

Lo fundamental es que tomes un lápiz y papel  y comiences  a desarrollar tu “PLAN DE NEGOCIOS”,  y  que  es eso?te preguntaras,  un Plan de Negocios no es nada más que un modelo de negocio,  él como tú quieres tu negocio  y como has pensado que podrías llevarlo a cabo tomando  en cuenta:

  1. Cada detalle del cómo se hacer el bien o servicio que quieres crear.
  2. Quien lo va hacer, tú u otra persona.
  3. En donde lo vas a llevar a cabo.
  4. Con que capital cuentas.
  5. Como vas a captar clientes.
  6. Como te insertaras en el mercado.
  7. Tienes competidores y que tipo de competidores son.
  8. Tomar en cuenta cualquier otro factor que marque la diferencia entre tú producto y lo que ya existe.

Es importante además de la idea de negocio, saber cómo vender el producto a fin de lograr la obtención de ganancias,  tomando  en consideración todos los gastos en los que estas incurriendo  y teniendo claro que no te volverás rico de un día para otro. La correcta programación debe prever el crecimiento sostenible y sustentable del negocio.  Debemos tener muy claro  que ventajas competitivas o solución aporta nuestro producto o servicio, cuáles son nuestros clientes potenciales, cuáles serán los canales de comercialización  ósea  como o por donde lo voy a vender, quiénes serán nuestros socios, nuestros proveedores y quienes nuestros aliados estratégicos.

Los recursos financieros deben contemplar desde el sueldo del propio emprendedor, el cual muchas veces no está contemplado, como gastos corrientes, equipamientos, honorarios contables, legales y de consultoría, gastos de puesta en marcha, gastos operativos como por ejemplo sueldos, valor de los insumos, registro de marcas, y todo aquello que implique un gasto o inversión para la promoción del negocio.

 

La capitalización del negocio, generalmente suele ser aportado por el emprendedor, aunque es recomendable explorar las diversas opciones para hacerse de fondos más allá de los ingresos por ventas, como crowfunding, préstamos bancarios o de privados, rondas de inversión, acceso a créditos blandos o subsidios  gubernamentales para ciertas áreas  como lo son los diversos proyectos que ofrece el estado.

 

Si ya tienes todos estos detalles claros y bajo control, no queda más que poner tu idea de negocio en marcha, teniendo en cuenta que los inicios no son fáciles,  pero si fuiste cuidadoso con tu plan no debes por qué temer a emprender.

 

Compartir este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *